"Aclaraciones útiles"

julio 5, 2010

“La unidad será del corazón”.

La multitud de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma. (Hechos 4, 32)

Para conseguir la unión es ante todo necesario conocerse y amarse.  Conocerse, porque si la obra de reunión ha fracasado tantas veces, ha sido debido en gran parte a la falta de conocimiento entre una y otra parte. Si existen mutuos prejuicios, es necesario eliminarlos. Parece increíble que estos errores y estos equívocos subsistan y se repitan entre los hermanos separados contra la Iglesia Católica; por otra parte, por faltarles el verdadero conocimiento, también los católicos han carecido de caridad paternal. ¿Saben todos cuán preciosos, buenos y cristianos son estos fragmentos de la verdad católica? Las partes desprendidas de una roca aurífera son también auríferas” Pío XI  (Discurso , 10-I-1927, cit. en Irénikon 2 (1927) 20).

“El Espíritu Santo que habita en los creyentes, y llena y gobierna a toda la Iglesia, realiza esa admirable comunión de fieles y une a todos en Cristo tan íntimamente que es el principio de  la unidad de la Iglesia” (Unitatis Redintegratio, 2)

“El fundamento de esta nueva memoria no puede ser más que el amor recíproco o, mejor, el compromiso renovado para vivirlo. Éste es el mandamiento ante omnia (1 Pe 4,8) para la Iglesia, en Oriente como en Occidente.” (Memoria y Reconciliación La Iglesia y las culpas del pasado, 1999)

“tenemos y necesitamos un primado en el sentido canónico, pero por encima está el primado de la caridad. Todas las disposiciones canónicas en la Iglesia sirven a este primado del amor (ágape)”. Cardenal Christoph Schönborn, 23 de septiembre de 2010

“Más allá de las cuestiones doctrinales (con los ortodoxos) quedan aún por dar muchos pasos del corazón. Dios tiene que trabajar todavía en nosotros. “(Benedicto XVI, “Luz del mundo”, 2010)

Lo extraordinario acerca de esta vía hacia la unidad basada en el amor es que ya está abierta de par en par ante nosotros. No podemos «quemar etapas» en cuanto a la doctrina, porque las diferencias existen y hay que resolverlas con paciencia en las sedes apropiadas. Pero podemos en cambio quemar etapas en la caridad, y estar unidos desde ahora. El verdadero y seguro signo de la venida del Espíritu no es -escribe san Agustín– hablar en lenguas, sino que es el amor por la unidad: «Sabéis que tenéis el Espíritu Santo cuando accedéis a que vuestro corazón se adhiera a la unidad a través de una sincera caridad» (P. Raniero Cantalamessa,«La túnica era sin costura» predicación de viernes santo ante el Santo Padre, 21 de marzo de 2008).

______________________________________________________________________________________________

La frase del título, “la unidad será del corazón”, – según los críticos a los cuales contestamos en este blog, – es otra supuesta herejía en la Verdadera Vida en Dios.

 La frase- que se registra en tres mensajes ( 23.09.91; 14.10.92; 30.09.93) de los cientos que componen la obra- ha sido interpretada como que se aboga desde la VVeD por una iglesia espiritual sin estructuras y por eso  relacionada caprichosamente con herejías históricas como el montanismo o el jansenismo.

 Pero Vassula, escribiente de la VVeD,  no profetiza una unidad de los cristianos con una Iglesia sin estructuras, sino que dice que no ha sido llamada a adelantarse sobre ellas. Explica en las respuestas a la Congregación para la Doctrina de la Fé publicadas en el volumen 12 de la VVeD a pedido del prefecto de la misma, Mons. Cardenal Ratzinger: ” Aunque el mensaje confirma la primacía de Pedro, el Obispo de Roma, reconocida en ambas tradiciones, ortodoxa y católica, no habla de cuestiones de jurisdicción. Creo que no estoy llamada a hablar sobre esta cuestión y, por tanto, me abstengo de hacerlo de todos modos.” El llamado a la unidad desde la Verdadera Vida en Dios no obstante no expedirse sobre el primado de jurisdicción del Papa ni sobre las futuras estructuras materiales de la unidad plena y visible de la Iglesia confirma una certeza : la cátedra de Pedro. Mi llamada es para confirmar la importancia del Papa y defender su Cátedra ante todos aquellos que tienden a desobedecerle y rebelarse contra él, mientras que aliento la construcción y el fortalecimiento de las estructuras interiores de la unidad. Mi planteamiento primordial para la unidad es el de la unidad por medio de la espiritualidad. El mensaje es una llamada a la unidad a la vez intra nos y extra nos – una llamada a fortalecer la dinámica espiritual de la unidad a la vez dentro de cada iglesia en particular y entre todas ellas. No sé qué aspecto tendrán las estructuras futuras de la iglesia unificada, ya que el Señor ha preferido no hablar sobre esto ni tampoco me ha favorecido dándome alguna luz acerca de ello, pero creo que llegará a través de la espiritualidad” La confirmación de la unidad bajo Pedro es clara y no deja lugar a dudas: “Os uniréis y no seréis sino un solo rebaño bajo un solo Pastor *. Como todos sabéis, Yo he escogido a Pedro y le he dado la Autoridad. Como todos sabéis, Yo le he dado las Llaves del Reino de los Cielos. Yo he pedido a Pedro que alimente a Mis corderos y a Mis ovejas y que los guarde. Esta Autoridad ha sido dada por Mí. Yo no he deseado que vosotros cambiéis Mi Voluntad” Yo, El Señor, a quienes ustedes buscan, llegaré repentinamente a Mi Templo. Yo estoy a tu puerta, llamando ¿Me abrirán? Traigo Conmigo Mi Plan de Salvación. Mi Pergamino está escrito y listo para cumplirse. Debe mencionarse que he transmitido Mi Plan de Salvación de Paz y Amor para honrar la Silla de Pedro, como debiera haber sido honrada. Yo vengo a restituir a Pedro su corona de pastor. ¡Acérquense a Pedro!… ¡Acérquense a Pedro! ¡Acérquense a su Señor! ” VVeD 07.05.88 La llamada a la unidad entre los cristianos tiene – además de confirmar la importancia de la cátedra de Pedro en tiempos en que se la contesta desde adentro de la misma Iglesia Católica- , una palabra clave para caminar hacia la unidad: “reconciliación”. Dice la Virgen en el Mensaje del 23 de septiembre de 1991: “No quiero decir que reconstruyáis un nuevo edificio, quiero decir que reconstruyáis un edificio dentro de vuestro corazón, quiero decir que derribéis los viejos ladrillos dentro de vuestro corazón, ladrillos de desunión, intolerancia, infidelidad, implacabilidad, falta de amor y reconstruyáis la Iglesia de Mi Hijo mediante la reconciliación. Necesitáis una intensa pobreza del espíritu y un exceso de riqueza en la generosidad; y mientras no entendáis que tenéis que inclinaros, no podréis uniros. ” En el Mensaje de 1993, Jesús agrega: “Ellos todavía no han comprendido que necesito su corazón para unirlos. Yo necesito su corazón para reconstruir dentro de él, Mi Iglesia en Una Sola. La unidad será del corazón. El Divisor los mantiene separados y agresivos en su espíritu. Cualquiera que no trabaja sinceramente y con todo su corazón por la unidad está afligiendo seriamente a Mi Santo Espíritu.” Las palabras de Jesús en la VVeD se refieren a la situación de los corazones de muchos bautizados. Nos dice el documento Memoria y Reconciliación preparado por la Comisión presidida por el actual Benedicto XVI :

 “Los hijos de la Iglesia deben examinar su conciencia con seriedad para ver si están activamente comprometidos en la obediencia al imperativo de la unidad y viven la «conversión interior», «porque los deseos de unidad brotan y maduran como fruto de la renovación de la mente, de la abnegación de sí mismo y de una efusión libérrima de la caridad» 76. En el período transcurrido desde la conclusión del Concilio hasta hoy la resistencia a su mensaje ciertamente ha entristecido al Espíritu de Dios (Ef 4,30). En la medida en que algunos católicos se complacen en permanecer ligados a las separaciones del pasado, sin hacer nada por remover los obstáculos que impiden la unidad, se podría hablar justamente de solidaridad en el pecado de la división (1 Cor 1,10-16). En tal contexto pueden recordarse las palabras del Decreto sobre el Ecumenismo: «Humildemente pedimos perdón a Dios y a los hermanos separados, así como nosotros perdonamos a quienes nos hayan ofendido» 77

No sólo el corazón de los católicos sino el de los ortodoxos deben ser purificados y reconciliados si nos atenemos a las palabras del Patriarca Bartolomeo I el 23 de febrero de 2010.  Continúa Jesús explicando a través de la VVeD la importancia de la conversión como camino a la unidad:  “Es en vuestra conversión donde vuestro corazón Me escuchará y llevará a Mi Iglesia a ser una, unificando Mi Cuerpo. Es en el esplendor de la Verdad donde vosotros recobraréis la fragancia y haréis que todo el mundo se reconozca a sí mismo como parte de un cuerpo. Es en el compartir donde vosotros llevaréis a todo el mundo cerca unos de otros. Por esto necesitáis cambiar en vuestro corazón y florecer en conversión. Si hacéis estas cosas y limpiáis vuestro corazón de pecado, Yo a Mi vez multiplicaré Mis remedios y os curaré enteramente. Yo traeré sobre vosotros un crecimiento espiritual que llevará al resto de Mi creación a morar bajo vuestro techo.”  No se trata de palabras nuevas que desconozcamos. Dice el directorio ecuménico:

“Quienes se identifican profundamente con Cristo deben configurarse con su oración, en especial a su oración por la unidad; quienes viven en el Espíritu deben dejarse transformar por el amor que, por la causa de la unidad, “lo soporta todo, lo cree todo, lo espera todo, lo aguanta todo”[1][44]; quienes viven en espíritu de arrepentimiento serán particularmente sensibles al pecado de las divisiones y pedirán por el perdón y la conversión. Quienes buscan la santidad serán capaces de reconocer sus frutos fuera también de los límites visibles de su Iglesia[2][45]. Serán llevados a conocer realmente a Dios como el único capaz de congregar a todos en la unidad, porque es el Padre de todos.”

 En el mismo sentido las reiteró Benedicto XVI ante una audiencia compuesta mayormente por luteranos el viernes 19 de agosto de 2005 :

 Veo con especial optimismo el hecho de que hoy se está desarrollando una especie de “red”, de conexión espiritual entre católicos y cristianos de las diversas Iglesias y comunidades eclesiales:  cada uno se compromete en la oración, en la revisión de la vida, en la purificación de la memoria, en la apertura a la caridad. El padre del ecumenismo espiritual, Paul Couturier, habló a este respecto de un “claustro invisible”, que acoge en su recinto a estas almas apasionadas de Cristo y de su Iglesia. Estoy convencido de que, si un número creciente de personas se une en su interior a la oración del Señor “para que todos sean uno” (Jn 17, 21), dicha plegaria en el nombre de Jesús no caerá en el vacío (cf. Jn 14, 13; 15, 7. 16 etc.). Con la ayuda que viene de lo alto, encontraremos soluciones practicables en las diversas cuestiones aún abiertas y, al final, el deseo de unidad será colmado cuando y como él quiera. Os invito a todos a recorrer conmigo este camino, conscientes de que estar juntos en camino es un tipo de unidad. Demos gracias a Dios por esto y pidámosle que siga guiándonos a todos.”

 En la correspondencia entre la CDF y Vassula está declara:creo que se me ha concedido un anticipo de la gracia de esa futura unidad en varias reuniones ecuménicas. En marzo de 2002, por ejemplo, el Señor permitió que nuestros grupos de oración se reunieran en su lugar de nacimiento, Belén. Fueron 450 personas de todas partes, sí, de más de 55 países y de 12 iglesias diferentes, a un encuentro internacional de oración por la paz y la unidad. Nos reunimos como una sola familia. Nos acompañaron 75 clérigos de las 12 iglesias diferentes, pero además otros clérigos de Tierra Santa que, al enterarse de este encuentro de oración, también se nos unieron. Este evento ecuménico fue coordinado por algunos judíos y palestinos que se habían sentido conmovidos por los escritos de “La Verdadera Vida en Dios”. Creyeron en la redención de Cristo y en su plan de salvación para nuestro tiempo y se ofrecieron voluntarios para organizar este encuentro. Cuando se sabe cómo, en nuestros días, palestinos y judíos están luchando unos contra otros, su reconciliación es un signo del poder del Espíritu Santo que reunió a esas dos naciones para trabajar para un encuentro por la paz entre cristianos divididos. Como dicen las Escrituras: “Frutos de justicia se siembran en la paz para los que procuran la paz” (St 3, 18). Esto es una lección para todos nosotros.” No se trata ya de la unidad plena y materialmente visible de la Iglesia sino de la gracia de vivirla espiritualmente por anticipado: Vivimos y tuvimos un anticipo de cómo será algún día la unidad entre los cristianos. Clérigos de diferentes iglesias nos dieron conferencias sobre la unidad. Sus palabras resonaban como si procedieran de una sola voz y una sola mente. Durante sus pláticas sentimos el gran deseo de ser todos uno. Vimos y observamos la sed de unidad que tienen laicos y clero. Pero percibimos al mismo tiempo las enormes heridas externas que nuestra división ha producido en el Cuerpo Místico de Cristo.”  Sin esa sed de unidad – que es un gracia- es imposible experimentar la gravedad del pecado de división y unirse con pasión a Cristo en Su oración al Padre: “para que todos sean uno“. Y sin la gracia no es posible tampoco cooperar con Cristo para que el Padre conceda la unidad:Recuerda: la Unidad vendrá con humildad y amor. Y ahora, deja que tu corazón atesore lo que debo decir: para adquirir la unidad necesito expiaciones… ¿De mí, Señor? De ti y de todos los que son generosos. ¿No soy Yo tu principal Amor? ” VVeD 30.09.1993 * Hay tres mensajes donde Jesús repite la expresión “bajo Pedro” : 03.06.88 ; 16.05.1989; 24.10.1994 Leer + en El ecumenismo de Vassula.

3 comentarios »

  1. Beato Juan Pablo II
    Encíclica ” Ut unum sint”, 14-15 (trad. copyright © Libreria Editrice Vaticana)

    “Quisimos impedírselo, porque no está con nosotros para seguirte”

    “El ecumenismo trata precisamente de hacer crecer la comunión parcial existente entre los cristianos hacia la comunión plena en la verdad y en la caridad. Pasando de los principios, del imperativo de la conciencia cristiana, a la realización del camino ecuménico hacia la unidad, el Concilio Vaticano II pone sobre todo de relieve la necesidad de conversión interior.El anuncio mesiánico “el tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca” y la llamada consiguiente “convertíos y creed en la Buena Nueva” (Mc 1, 15), con la que Jesús inaugura su misión, indican el elemento esencial que debe caracterizar todo nuevo inicio: la necesidad fundamental de la evangelización en cada etapa del camino salvífico de la Iglesia. Esto se refiere, de modo particular, al proceso iniciado por el Concilio Vaticano II, incluyendo en la renovación la tarea ecuménica de
    unir a los cristianos divididos entre sí. “No hay verdadero ecumenismo sin conversión interior”(Unitatis redintegratio, 7)…. Cada uno debe pues convertirse más radicalmente al Evangelio y, sin perder nunca de vista el designio de Dios, debe cambiar su mirada. Con el ecumenismo la contemplación de las “maravillas de Dios” (mirabilia Dei) se ha enriquecido de nuevos espacios, en los que el Dios Trinitario suscita la acción de gracias: la percepción de que el Espíritu actúa en las otras Comunidades cristianas, el descubrimiento de ejemplos de santidad, la experiencia de las riquezas ilimitadas de la comunión de los santos, el contacto con aspectos impensables del compromiso cristiano.”

    Comentario por admin — octubre 1, 2012 @ 12:44 pm | Responder

  2. “Sólo cuando haya doscientos sacerdotes rusos católicos que tengan verdadera amistad con un millar de sacerdotes rusos ortodoxos, podremos comenzar a pensar en una unión real de Moscú con Roma. Si esto no se da nos volverá a pasar lo mismo que en los concilios ecuménicos de Lyon (1274) o en Florencia (1445): las uniones firmadas por los obispos en Roma serán rechazadas por la gente y el clero en Moscú.”

    (Zenit) Entrevista al P.Otets Aleksandr Burgos:

    Comentario por admin — diciembre 12, 2012 @ 10:37 am | Responder

  3. El diálogo ecuménico ha avanzado mucho en la base
    Declaraciones del obispo ortodoxo rumano Siluan Span

    (…) En qué situación se encuentra el diálogo ecuménico entre católicos y ortodoxos?

    –Su Exc. Siluan: Creo que a pesar de algunas voces que dicen que el diálogo ecuménico está en crisis, considero que en los últimos quince años los cristianos de la Europa oriental –hablamos de Rumanía, Bulgaria, Rusia, pero en particular de los países que están en la Unión Europea–, teniendo la posibilidad y disponibilidad de salir, tomaron contacto con la realidad en todos los países occidentales. Tenemos que decir que la Iglesia católica en Italia, España y otros países ha manifestado una apertura y una disponibilidad de ayuda que fue muy apreciada por las Iglesias de Oriente, por la Iglesia ortodoxa.

    ¿Qué tipo de relaciones se han creado?

    –Su Exc. Siluan: Yo hablo por la Iglesia ortodoxa rumana y veo que se han desarrollado relaciones diversas de las existentes en el pasado. En el sentido de que la asistenta rumana encuentra a una familia italiana en su realidad. Es un ecumenismo de base que nunca fue así. La familia italiana le confía el cuidado no solamente de la abuela o el abuelo, sino también de los niños. Y cuando la persona anciana reza por la noche, pide a la cuidadora ortodoxa rumana que le lea la liturgia de las horas. Van juntos a la iglesia y veo que a mi me encomiendan los nombres para que recemos por las personas que cuidan.

    ¡Por lo tanto en la vida cotidiana!

    –Su Exc. Siluan: Esta oración de unos por los otros, esta fe digamos doméstica, es un inicio de vecindad y de diálogo más profundo del de las comisiones de alto nivel. Y también la relación entre nuestros párrocos y los católicos que hospedan a la mayor parte de nuestras comunidades en Italia. Es un diálogo muy importante entre las diversas comunidades, porque por ejemplo en algunas iglesias la comunidad católica reza por la mañana y la ortodoxa a las 10 o a las 11.

    Vemos la presencia de los italianos en el bautismo de los niños y en nuestras iglesias. Además hay tantos matrimonios mixtos, entre rumanos e italianas y viceversa. Por lo tanto un tipo de diálogo sin precedentes.(…)

    http://www.zenit.org/es/articles/el-dialogo-ecumenico-ha-avanzado-mucho-en-la-base

    Comentario por admin — febrero 22, 2013 @ 5:40 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: