"Aclaraciones útiles"

La Profecía y las Apariciones (Prof. Niels Christian Hvidt)

DIFERENCIAS ENTRE PROFECÍA Y APARICIONES

Aun cuando las apariciones y la profecía tradicional comparten muchos rasgos, y es completamente justificable situar a ambas en la categoría de la profecía, es posible trazar diferencias distintivas entre las dos:  1) Mientras que la profecía tipo “secretaria” se  presenta  como un don femenino, los que reciben las apariciones son a menudo niños de ambos sexos, quizás con la única excepción significativa de las apariciones de Catalina de Labouré en Rue du Bac en París en el siglo  XIX. 2) Los mensajes de las profetas tipo secretaria son generalmente muy largos, formando muchos volúmenes de visiones y conversaciones con Jesús y los Santos. Estos son muy elaborados y frecuentemente contienen penetrantes aspectos  de espiritualidad y expresan verdades incluso de los ámbitos más complejos de la teología sin que muchos de los profetas hayan abierto un libro de teología. Los mensajes derivados  de las apariciones, en cambio, son normalmente bastante cortos y el contenido no es demasiado complicado con simples exhortaciones a vivir en la oración y en el amor a Dios y al prójimo. 3) Las apariciones de profetas tipo secretaria no se limitan a ningún lugar geográfico, de hecho, muchas de las profetas han viajado mucho, como por ejemplo, Brígida de Suecia. Con las apariciones, por otro lado, la ubicación es extremadamente importante y por lo general no cambia durante las apariciones. Por esta ubicación geográfica en la que tienen lugar las apariciones, se convierten los lugares de las apariciones en lugares de peregrinación, que históricamente han demostrado influir en la vida de la iglesia mucho después de la partida de los videntes.

LA RELEVANCIA MUNDIAL DE LAS APARICIONES

Aun cuando los mensajes de estas apariciones suelen ser bastante simples, adaptados a las mentes de los niños, no sólo tienen un impacto en la vida espiritual de los creyentes, sino que muchas apariciones y profecías contienen mensajes que entran al escenario mundial de la vida humana y que muchas veces se hacen realidad en formas sorprendentemente concretas. El ejemplo famoso es el de las apariciones de Fátima. He aquí una de las profecías de María se centra en los peligros potenciales de Rusia, algo que la civilización moderna ha identificado con el comunismo. Los mensajes de Fátima describen advertencias austeras de la Madre de Jesús, llamando al mundo a la conversión y a la oración, y advirtiendo  que el mundo sufriría si no hicieran caso de sus advertencias:

“Si se atienden mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz, si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas “. [432]

El mensaje es un excelente ejemplo de la profecía cristiana revelando sucesos futuros. Las advertencias de castigos futuros no son incondicionales y no reflejan una imagen fotográfica de un acontecimiento ya programado. Al igual que en el Antiguo Testamento, las profecías de peligros inminentes son en su mayoría condicionales, [433] siempre hay un “si” que hace que hace posible los cambios en  las predicciones proféticas y las abre a la intervención humana. Por lo tanto, lo que los profetas revelan es la relación entre las acciones humanas y sus efectos en el mundo. Por lo tanto, el cumplimiento de la profecía siempre se basa en la respuesta de la conversión, la oración y el sacrificio de los fieles. El estudio de la tradición de la profecía cristiana pone de manifiesto que las profecías de las calamidades futuras no son invenciones caprichosas de un Dios malicioso. Más bien, son advertencias paternas sobre las consecuencias de las malas acciones de los hijos de la tierra de acuerdo con el esquema del Antiguo Testamento: lo que viene de la tierra, descenderá a la tierra, se cosecha lo que siembra.

En esto también se refiere a la naturaleza misma de la profecía cristiana. El profeta aparece como un actor importante en la batalla espiritual en curso entre el bien y el mal en el mundo. A pesar de que la historia demuestra que la profecía de hecho, ha tenido una influencia en el desarrollo del dogma cristiano –por ejemplo la relación entre las revelaciones de Catalina de Labouré  y la promulgación del dogma de la Inmaculada Concepción – la función principal del profeta no es revelar doctrinas desconocidas. Los elementos esenciales de la fe cristiana se dan en la Sagrada Escritura. Por lo tanto, la tarea del profeta es más bien animar a la Iglesia a vivir el Evangelio y guiarla a través de las aguas turbulentas de la historia, señalando los peligros y amonestando a los fieles a que mantengan la unión con Dios y su verdad.

 

Niels Christian Hvidt, Profecía Cristiana: la tradición post-bíblica, Oxford University Press, 2007, pp 165-167.

[432] Iglesia Católica. Congregatio pro Doctrina Fidei, El mensaje de Fátima (Ciudad del Vaticano: Libreria Editrice Vaticana, 2000) 16.

[433] Algunos ejemplos se pueden encontrar en Génesis 2:16-17; Dt 28:1,15; 30:15-18; 31:28-29; Jonás 3:1-10; 4:1-2.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: